La importancia de la seguridad y confort en los uniformes de trabajo

0 comentarios

 

 

Los uniformes de trabajo deben aunar comodidad y seguridad. De nada sirve trabajar con todas las garantías, si no se cuenta con un confort adecuado. Esto supone un riesgo más, el cual no puede ser asumido en sectores relativamente peligrosos, como puede ser el caso de la construcción.

 

 

 

Ropa cómoda en el trabajo

 

 

 

Hasta hace no tanto tiempo el factor comodidad no se solía tener en cuenta. Algunas prendas utilizadas para el trabajo podían llegar a ser engorrosas y pesadas. Con el tiempo esta tendencia se ha invertido. En la actualidad, lo normal es utilizar tejidos resistentes, pero que a la vez son ligeros y confortables para el operario. Además, estas prendas de ropa deben estar perfectamente adaptadas para facilitar el trabajo.

No es lo mismo la indumentaria utilizada en interiores que en exteriores. Esta última tendrá que estar adaptada al clima, por poner un ejemplo. En ambientes cálidos garantizará una correcta transpiración y no resultará engorrosa. Asimismo, si es fácil de quitar y poner, el trabajador no tendrá que hacer más esfuerzos de los necesarios en presencia de altas temperaturas.

 

Uniformes de trabajo de calidad

 

 

 

Los uniformes y toda la indumentaria laboral deben respetar las normas legales vigentes, las de calidad y los estándares de seguridad. De esta manera, serán efectivos a la hora de reducir los riesgos laborales y también contribuirán a su prevención. No basta con utilizar cualquier tejido en su confección y elaborar las prendas de cualquier manera. Es indispensable contar con los materiales adecuados y adaptar cada uniforme a su función específica.

Tejidos anticorte, ignífugos, aislantes del frío o del calor, resistencia a las rasgaduras y demás son esenciales para garantizar la seguridad y el confort de los uniformes . De otro modo, los trabajadores quedarían expuestos a los peligros de su puesto laboral o estarían cubiertos de manera parcial.

 

Uniformes y seguridad laboral

 

 

 

Los uniformes, como ya se ha dicho, deben contribuir a reducir los riesgos laborales, algo que va implícito en la definición de la palabra seguridad. Así, la indumentaria laboral contará con todo aquello que garantice la seguridad del trabajador. Esto va más allá del uso de tejidos. Vestuario de alta visibilidad que avise de la posición del trabajador, elementos para permitir la sujeción de este, protecciones en zonas específicas del cuerpo y otros son indispensables.

De otro modo los riesgos no se verían reducidos, por lo que llevar una indumentaria específica no serviría de nada. Además, es muy importante que los trabajadores tengan acceso a estas prendas y que puedan reponerse con rapidez en caso de rotura o desperfectos. No obstante, no hay que olvidar que la resistencia de los materiales de confección y su ligereza deben estar garantizados para una mayor comodidad.

En definitiva, los uniformes de trabajo deben contar con ciertas características básicas. La comodidad de la ropa laboral y la seguridad que aporta son requisitos importantes que permitirán al empleado realizar sus labores sin problemas de sufrir daños y con la movilidad necesaria. Para más información sobre uniformes para trabajar, tan solo hay que contactar con nosotros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.